Seguidores

1 oct. 2011

Desenterrando el pasado (parte 1).

Lo conocí hace mucho, mucho tiempo. En realidad, yo creo que fue la primera persona que conocí que no era de mi familia. Todavía no había empezado el colegio. Mi madre me llevaba al parque cuando podía, pero no recuerdo a ningún niño o niña en concreto con quien jugaba, así que, en el caso de haber jugado con alguien, tampoco llegué a conocerle. Por eso digo que él fue el primero.
Mi padre era un buen amigo del suyo, y constantemente lo estaba invitando a casa. Yo no le hacía ningún caso. Al principio le saludaba porque mi madre me obligaba a hacerlo, pero después ni siquiera eso. Para mi, no era más que otro miembro del extraño, engorroso e incomprensible mundo de los adultos, al que yo no pertenecía ni pertenecería nunca. O al menos eso pensaba.





















Un día del verano anterior a mi primer curso en el colegio, mis padres invitaron a los suyos a comer. Creo que fue cosa de mi madre, que siempre fue más de formalismos, pero la verdad es que no lo sé. El caso es que ese día, a las ocho y media de la tarde, llamaron a la puerta. Yo estaba dibujando en el salón y corrí a abrir porque pensaba que sería mi hermano mayor, que volvía de jugar en la plaza. Os podéis imaginar mi sorpresa al ver de repente una familia al completo observándome desde el umbral. Saludé al amigo de mi padre con un gesto tímido y me dispuse a observar al resto. La madre no era ni alta ni baja, ni gorda ni delgada, ni de pelo liso ni de pelo rizado, y ni sonreía ni estaba seria. A la niña de unos diez años la contemplé con admiración, pues me pareció muy guapa, alegre y desenvuelta (con el tiempo pude comprobar que, efectivamente, lo era). Y luego estaba él. Era blanquito, tenía el pelo oscuro y una cara de niño bueno que aún a día de hoy sigue teniendo. Se agarraba con fuerza a la mano de su hermana mayor, y me di cuenta de que intentaba disimular lo mejor que podía su miedo e inseguridad. En eso tampoco ha cambiado, vaya.


1 comentario:

  1. Ya no tienes que decir en twitter que nadie se pasa por tu blog. Aquí estoy yo jajajaja. Por cierto, gran entrada, sigue así. Te dejo mi blog para que te pases a ver si te gusta a ti mi blog tanto como me gusta a mi el tuyo. Te sigo ;)

    http://breatheofmusic.blogspot.com/

    ResponderEliminar